Skip to content
marzo 5, 2012 / Ocularis

Oftalmología en Internet

El mes pasado estuve en un congreso al que saqué mucho jugo. Me dio la información final que necesitaba para hacer un par de artículos del otro blog. Pero además tuve una participación activa, tanto como “ponente” (lo entrecomillo porque mi participación fue corta y porque no me considero experto en el tema que hablé) como tuiteador oficial del evento. Esto de transmitir un congreso vía twitter fue la segunda vez que lo hacía, el año pasado hice lo mismo en la edición anterior.

Tengo que agradecer a Fernando Soler la confianza que deposita en mí, y en ofrecerme un espacio para hablar en un congreso “convencional” del Proyecto Ocularis. Aprovecho para mandarle un cordial saludo, en estos momentos difíciles para él.

Para mí el congreso fue productivo porque hubo un par de sesiones dedicada a Internet, y varias personas estuvimos hablando de nuestras experiencias y puntos de vista. Se habló principalmente de blogs y redes sociales, y fue interesante conocer otras visiones. Es decir: ¿para qué utilizan los profesionales todo esto de facebook, twitter, blogs, etc?.

La sensación después de oír a los demás ponentes fue … extraña. Voy a poner un símil un poco absurdo para intentar explicarme.

Supongamos que en el siglo XVI organizan un congreso sobre alfabetización. La mayor parte de la población no sabe leer ni escribir, y en ese congreso hablan una serie de “expertos” que usan la lectura y la escritura de forma habitual.

  • Primero habla un mercader, y explica las ventajas de saber leer y escribir, para poder vender mejor los productos. Publicidad, marketing.
  • Luego un contable explica la ventaja de saber escribir números y registrar las transacciones en papel. Es una herramienta de trabajo.
  • Más tarde un maestro explica que es una forma muy eficaz y duradera de transmitir conocimientos, y combatir la ignorancia.

Saber leer y escribir no es una idea, un concepto o una motivación. No es un elemento unitario que reúna diferentes profesionales o puntos de vista que trabajen en una misma dirección. Es una herramienta que se utiliza de diferentes maneras.

Para mí Internet es lo mismo. No es ni bueno ni malo, no podemos decir que tenga una utilidad definida. Es un canal de información. Reunir a diferentes “expertos” en el tema y cada uno cuente su visión es … extraño.

El co-director de la sesión, y el que nos ofreció la ponencia más larga dio una visión “rompedora, dinámica y cercana”, con frases chocantes como “la web está muerta”, haciendo alusión a la revolución de las redes sociales frente a otras formas anteriores de utilizar internet. Supongo que para la mayoría de los oftalmólogos debió ser una charla sorprendente: ahora que la mayoría se manejan con las webs convencionales, con la wikipedia, los blogs, etc, resulta que todo eso no sirve para nada, que lo que ahora se lleva es facebook, twitter, etc. Realmente si sueles estar un poco al día sobre el tema, los discursos “rompedores” de gurús, sobre el futuro y las modas, bueno, ya lo tenemos oído.

Esa ponencia la resumiría en una palabra: marketing. Se trata de vender un producto. Pero se trata de ser cercano, caer bien, ser simpático, ser accesible. Lo cual hasta cierto punto está bien, claro. Pero, ¿y el contenido?. ¿Nos estamos preocupando de que el paciente esté realmente bien informado?. Este canal de comunicación, ¿es beneficioso para la salud del paciente?. ¿Ofrecemos un beneficio, o podemos dar lugar a malentendidos?. Esas preguntas no se daban. Había que llegar al paciente, pero realmente no como paciente, sino como cliente.

Un detalle de la charla que resume bien el concepto con el que me quedé: un oftalmólogo con la foto de Facebook con sus hijos es un buen ejemplo de lo que debe hacerse. Porque un oftalmólogo con sus hijos “vende”, el paciente se identifica, va a confiar más en ese profesional, te va a cuidar mejor.

No voy a decir que esté mal, y por supuesto tampoco voy a decir que no funcione (creo que funciona). Pero no me termina de gustar esa forma de “vender salud”.

Quizás me parecieron más cercanas otras charlas, en donde oftalmólogos y optometristas contaban sus experiencias con blogs y páginas de Facebook. Pero el objetivo era el mismo: inviertes un tiempo en escribir post en los blogs o artículos en la red social para crear una imagen de marca, darte a conocer y vender tu producto. No se trata de ofrecer información de calidad, no de establecer una nueva forma de comunicarse con sus paciente/clientes. Se trata de vender una mercancía. Estaba claro: después de describir cada una de las plataformas que desarrollaban, llegaba el apartado de “beneficios”, que consistía en promocionar tu marca a mucha gente, aumentar las citas de la clínica, etc.

En cierta medida, yo pintaba poco ahí. Cuando acabé mi especialidad, Internet ya existía. Los blogs ya existían. Mi forma de entender la oftalmología, de pensar qué puedo “hacer como médico”, comenzó a desarrollarse en un momento donde todo este tema estaba en plena expansión. Para mí el blog es una afición, pero también una forma de desarrollar la vocación médica. Puedes ofrecer una parte de tus conocimientos a mucha gente. Hay que aprender lo que puedes decir en la consulta, con tu paciente, con una comunicación más cercana, con una idea más clara de lo que le pasa al que te pregunta. Y lo que puedes decir en la web, a una persona que no conoces, que realmente no sabe lo que tiene, y sin que sepas a ciencia cierta las consecuencias de tus palabras. Pero merece la pena aprenderlo, porque realmente hay cosas que ofrecer.

Para la protección y la promoción de la salud son más eficaces las medidas de mejora general de la higiene y unos conocimientos básicos que las medidas concretas. Hay mucho que hacer para mejorar la salud pública en forma de información fuera de la consulta médica. Los médicos podemos ser muy útiles con Internet, y no obligatoriamente imitando el acto médico tradicional.

Lo que vi, sin embargo, es adaptar lo que nos ofrece la red a nuestros modelos tradicionales de negocio. Se trata de ganar prestigio y hacer marketing. El objetivo al final es económico.

Y no es que vea mal que se use la red para promocionarse. Pero no veo un auténtico esfuerzo en generar contenido.

  • O bien se busca presencia en redes sociales sin ofrecer contenido que pueda ser realmente de utilidad para el internauta.
  • O se ofrece información muy general, que se queda muy corta.
  • También se mezclan artículos que sólo serán de interés para los profesionales, y pueden llevar a malentendidos (hipótesis de investigación que finalmente no se confirman, por ejemplo).
  • Muchas veces existen claros conflictos de intereses en la información que se ofrece.

En resumen, este encuentro me ha servido para resolver algunas dudas. Después de tantos años con el blog, esperaba que ya hubiera más movimiento a nivel de oftalmología, que hubiera mucha información de calidad que dejara obsoletos la mayoría de los artículos que he escrito. Información más accesible, actualizada. Oftalmólogos que hayan dedicado más tiempo y esmero en hablar de los diferentes temas. Unas alternativas mejores a Ocularis, que es un proyecto “todo terreno” demasiado general, con un nivel de comunicación escaso debido al relativo poco tiempo que le he dedicado. Ver superada la mayoría de la información de años atrás me permitiría evolucionar, cambiar el formato, quizá subespecializarme en áreas más concretas, aprender de los demás, establecer canales de comunicación con autores, etc.

Ese momento todavía no ha llegado, y pensé que simplemente lo de Internet todavía no interesaba a mis colegas. Como digo, esta reunión me ha despejado algunas dudas: la red sí que interesa, pero los objetivos son diferentes.

Anuncios

14 comentarios

Dejar un comentario
  1. Criscris / Mar 5 2012 8:51 am

    Sinceramente le felicito.
    Primero por el trabajo que realiza, que creo importantísimo. Soy enfermera de quirófano, y parte de mi trabajo lo realizo en oftalmologia y las suyas son mis paginas de cabecera.
    Es muy difícil encontrar en la red sitios tan completos y tan accesibles, donde se explican las cosas tan precisas y tan sencillas al mismo tiempo.
    Segundo por la actitud. Yo también me encuentro personas en mi camino que me miran con bicho raro

  2. Criscris / Mar 5 2012 8:58 am

    Perdón, continuo: como bicho raro porque utilizo twiter y no entienden su utilidad.
    Así, que mi le presento mi admiración por mantenerse en su postura y no rendirse ante la actitud “publicitaria”.
    Y por último, darle las gracias por compartir con los demás sus conocimientos que por lo menos a mí , me hacen mi trabajo mucho más fácil. Y mis ratos de estudio muy ambos. Un saludo deseando que éxito mucha gente como usted

    • Ocularis / Mar 6 2012 1:47 am

      Hola:

      Gracias por leerme. Valoro mucho tu opinión, y que haya profesionales que también busquen algo más que la “actividad publicitaria” que comentas.

      Un cordial saludo.

  3. Pere del Campo / Mar 5 2012 11:00 am

    Hola a tod@s.
    No quería desaprovechar la ocasión para dar mi punto de vista acerca de este blog, ya que soy el principal tema de él.
    Para los que no me conozcan mi nombre es Pere del Campo (about.me/pere.delcampo) y soy la persona que dio la charla que se comenta en este blog. Podeis verla aqui: http://issuu.com/kcsolutions/docs/guia_3.0pere
    Cuando el Dr. Soler me pidió realizar este curso, que patrocinó la empresa en la que trabajo (IMEX) y que co-dirigí con el propio Dr. Soler, el objetivo de la reunión era el de poner al día a los oftalmólogos de los impactos que estaban causando las redes sociales. Me pidió expresamene que hiciese una charla dinámica y agresiva en la que despertase las inquietudes y polémica de los asistentes. Bien parece que lo he hecho.
    Me alegro que la palabra con la que quedase definida mi presentación fuese marketing, porque la verdad es que era un curso de marketing.
    Pero no estoy de acuerdo con el resto de comentarios y conclusiones que se han sacado aqui.
    Cuando uno realiza una presentación con el objetivo de expandir el conocimiento de los demás, las comunicaciones tienen que ser impactantes, para despertar a los asistentes de su letargo, en especial si las comunicaciones anteriores han sido aburridas (que no fue el caso) y sobre todo para que los puntos más fuertes que quieres transmitir se queden en la mente de los asistentes.
    La medicina, igual que el resto de las profesiones, tienen como uno de sus principales objetivos ganar dinero. Para el resto de las cosas existe las organizaciones no gubernamentales.
    Muchos oftalmólogos están perdidos acerca de como promocionarse en la red y como sacar el mayor provecho. En mi presentación, lo que se quiso transmitir, es que la medicina del siglo XXI no pasa por estar sentado detrás de una mesa o detrás de una web o un blog, explicando las cosas que uno desea. Sino que las personas del mundo social en el que hoy vivimos deben tener cara y ojos. Deben ser abiertos a los comentarios y comunicativos.
    Como ejemplo puse a mi amigo el Dr. Joaquin Fernandez (about.me/drjoaquinfernandez). Joaquin y su equipo medico hacen un esfuerzo enorme por ser próximos a los pacientes. Cada uno de ellos escribe un blog acerca de sus especialidades, twittean sobre noticias relacionadas con la oftalmología y participan en los grupos de Facebook. En especial, Joaquin hace lo posible por estar siempre pendiente de la página que yo administro, keratoconus solutions, para responder a los pacientes que preguntan acerca de la patología del queratocono. Su perfil de Facebook es él jugando con sus niñas, como la gran mayoría de padres orgullosos. Yo sólo puntualicé que esa proximidad al responder a un paciente daba tranquilidad y satisfacción al paciente respondido.
    Joaquín es el claro ejemplo de cómo debe ser el oftalmólogo del siglo XXI.
    ¿Quiere decir eso que no le inquiete el negocio de la clínica? Claro que no. Y su optometrista Javier Martínez (about.me/doojaviermartinez) explicó en su presentación que el ser social y comunicativo había hecho incrementar la afluencia de visitas a la web corporativa y a la propia clínica.
    La difución del conocimiento no debe ser proporcionada a través de las redes sociales. En mi opinión no debe ser proporcionada tampoco por un blog. Debe ser proporcionada, paradógicamente, por una web que explique quien es el que está dando esa información, de donde se está sacando y por quién ha sido contrastada. Y no creo que el blog presentado durante la comunicación siguiese esas pautas de veracidad contrastada.Los blogs, como opiniones personales, están bien. De echo, para eso fueron creados. Pero para la divulgación mejor una web de una editorial o nuevas vias como iTunesU de Apple.
    Por cierto. La frase “La WEB está muerta” causó mucho impacto. Es cierto. Pero no lo dije yo, lo publicó la revista WIRED en su portada de agosto del año pasado. http://www.wired.com/magazine/2010/08/ff_webrip/all/1.
    Una de las revistas más prestigiosas de Estados Unidos.
    En fin, sólo deseaba dejar mi punto de vista.
    Gracias por dejarme la oportunidad de hacerlo y enhorabuena por tus blogs, que dicho sea de paso, son muy interesantes y divulgativos.
    Pere
    PD: no he entendido muy bien el símil que has puesto, pero no creo que la alfabetización sea lo más apropiado 😉

    • Ocularis / Mar 6 2012 1:45 am

      Hola Pere:

      Aunque una parte del post hace referencia a la ponencia que diste el mes pasado, creo que no es “el principal tema”. Más bien he utilizado un ejemplo concreto y cercano, que es tu ponencia en particular, y en general el punto de vista que nos ofreciste, para reflexionar. Intentaré explicarlo en estas líneas.

      Cuando el Dr. Soler me pidió realizar este curso, que patrocinó la empresa en la que trabajo (IMEX) y que co-dirigí con el propio Dr. Soler, el objetivo de la reunión era el de poner al día a los oftalmólogos de los impactos que estaban causando las redes sociales. Me pidió expresamene que hiciese una charla dinámica y agresiva en la que despertase las inquietudes y polémica de los asistentes. Bien parece que lo he hecho. Me alegro que la palabra con la que quedase definida mi presentación fuese marketing, porque la verdad es que era un curso de marketing.

      En ningún momento he dicho que no realizaras lo que se te encargó. He definido tu charla como marketing, y has hablado de marketing. Dices que era un curso de marketing, pero eso no ponía en el programa.. Y no tendría sentido que yo estuviera como ponente en un curso de marketing. Que tú dieras la charla de marketing es lógico porque es lo que se te pidió y te dedicas a eso. Pero según el programa del curso:

      GUÍA DE SUPERVIVENCIA EN INTERNET 3.0
      Todo aquello que hay que saber para sobrevivir a la avalancha de redes sociales, comunicación y retos de posicionamiento en la red

      .

      Las negritas son mías. Comunicación, es el concepto fundamental. Se trata de comunicar, saber qué comunicamos, a quién comunicamos, para qué lo hacemos. Beneficios y riesgos de comunicar en Internet. De eso intenté hablar en mi intervención entre otras cosas. Para responder “qué”, “por qué”, “cómo” y las demás preguntas, para mí la clave es el contenido. Se trata de ofrecer algo.
      También el tema es el posicionamiento. Ocularis tiene buen posicionamiento, supongo que ese es uno de los motivos por los que participé en el curso. ¿Mi blog tiene esas posiciones gracias a mis conocimientos de Internet? ¿Al tiempo que le dedico? ¿A cómo me muevo en las redes sociales?. En absoluto. Se trata, creo yo, del contenido. Y no porque esté ofreciendo algo que otros colegas míos no puedan hacer. Simplemente no se animan a hacerlo.

      Pero no estoy de acuerdo con el resto de comentarios y conclusiones que se han sacado aqui.
      Cuando uno realiza una presentación con el objetivo de expandir el conocimiento de los demás, las comunicaciones tienen que ser impactantes, para despertar a los asistentes de su letargo, en especial si las comunicaciones anteriores han sido aburridas (que no fue el caso) y sobre todo para que los puntos más fuertes que quieres transmitir se queden en la mente de los asistentes.

      Nada que discutir. No he criticado la forma en que has querido dinamizar tu charla. Simplemente esperaba (no de tu charla, sino del curso en general) algo más específico, una reflexión sobre oftalmología e Internet. Lo del contenido que decía más arriba. No sobre vender una marca, un producto (nosotros mismos como oftalmólogos, por ejemplo). O no sólo sobre eso.

      La medicina, igual que el resto de las profesiones, tienen como uno de sus principales objetivos ganar dinero. Para el resto de las cosas existe las organizaciones no gubernamentales.

      No. La medicina tiene como objetivo la protección de la salud. Tanto la legislación, que es muy exigente con las obligaciones del facultativo y los derechos del paciente, como el código deontológico de la Organización Médica Colegial lo dejan muy claro. El bien del paciente, al igual que su libertad para decidir, está por encima de cualquier consideración económica. Además de eso, tenemos que vivir y tenemos derecho a cobrar por nuestro trabajo. Y también podemos enmarcar nuestra actividad profesional dentro del ámbito de competitividad como cualquier otro trabajo. Y podemos promocionarnos. Pero no por ello podemos igualar la salud a cualquier otra mercancía. Es lógico que lo veas así porque te dedicas a ello, a vender un producto, y no recae en ti la responsabilidad de la salud del paciente. Pero un médico tiene que hacerse esas reflexiones, y promocionar su negocio no debe estar por encima del bien del paciente. Así que, lo de que el médico está para hacer negocios, y para lo demás las ONGs, estoy en claro desacuerdo.
      Y lo preocupante para mí es que estos temas no se tuvieron en cuenta en el curso.

      Muchos oftalmólogos están perdidos acerca de como promocionarse en la red y como sacar el mayor provecho. En mi presentación, lo que se quiso transmitir, es que la medicina del siglo XXI no pasa por estar sentado detrás de una mesa o detrás de una web o un blog, explicando las cosas que uno desea. Sino que las personas del mundo social en el que hoy vivimos deben tener cara y ojos. Deben ser abiertos a los comentarios y comunicativos.
      Como ejemplo puse a mi amigo el Dr. Joaquin Fernandez (about.me/drjoaquinfernandez). Joaquin y su equipo medico hacen un esfuerzo enorme por ser próximos a los pacientes. Cada uno de ellos escribe un blog acerca de sus especialidades, twittean sobre noticias relacionadas con la oftalmología y participan en los grupos de Facebook. En especial, Joaquin hace lo posible por estar siempre pendiente de la página que yo administro, keratoconus solutions, para responder a los pacientes que preguntan acerca de la patología del queratocono. Su perfil de Facebook es él jugando con sus niñas, como la gran mayoría de padres orgullosos. Yo sólo puntualicé que esa proximidad al responder a un paciente daba tranquilidad y satisfacción al paciente respondido.
      Joaquín es el claro ejemplo de cómo debe ser el oftalmólogo del siglo XXI.
      ¿Quiere decir eso que no le inquiete el negocio de la clínica? Claro que no. Y su optometrista Javier Martínez (about.me/doojaviermartinez) explicó en su presentación que el ser social y comunicativo había hecho incrementar la afluencia de visitas a la web corporativa y a la propia clínica.

      Me pareció muy interesante la ponencia que dieron de la clínica del Dr. Fernández. Y me dio que pensar. Sigo sus blogs y conozco su actividad. La conclusión de su ponencia era el aumento de citas que provenían de su actividad en Internet. Entendimos que ése era el objetivo principal de su web, blogs, actividades en redes sociales, etc. Lo cual a priori no es malo. Pero a mí me hubiera gustado profundizar en el tema. Es evidente que hay un claro conflicto de intereses cuando se atienden consultas de pacientes a través de comentarios en el blog, Facebook, Twitter, foros, etc. ¿Cómo se soluciona ese conflicto?. ¿Hasta qué punto se ve influenciadas las respuestas que das como médico por tu negocio?. ¿Vas a recomendar al internauta que mejor se vaya a otra clínica que tienen más experiencia para el problema que consulta?. Al contestar preguntas sin explorar al paciente y sin tener un diagnóstico claro, ¿hasta qué punto puedes perjudicar al paciente, dando lugar a malentendidos o retrasando una consulta médica de verdad?.
      Parece que tienes claro cómo debe ser el oftalmólogo del siglo XXI. Yo no lo sé, no lo tengo nada claro. Para mí hay muchas dudas sin respuesta. Tú no las respondes ni las contemplas, entenderás que por el momento no esté de acuerdo. Tampoco espero que las contestes, creo que (espero que no te ofendas) necesitamos una visión más amplia, otros puntos de vista, porque del estamento empresarial, del marketing y de la salud como mercancía y negocio ya tenemos bastante. Me gustaría oír a médicos preocupados por el qué y el cómo comunicamos en Internet. Me gustaría oír a abogados, a investigadores de comunicación. Me gustaría oír a pacientes que hayan tenido buenas experiencias al intercambiar información sobre salud. Y también oír a pacientes con malas experiencias.

      La difución del conocimiento no debe ser proporcionada a través de las redes sociales. En mi opinión no debe ser proporcionada tampoco por un blog. Debe ser proporcionada, paradógicamente, por una web que explique quien es el que está dando esa información, de donde se está sacando y por quién ha sido contrastada. Y no creo que el blog presentado durante la comunicación siguiese esas pautas de veracidad contrastada.Los blogs, como opiniones personales, están bien. De echo, para eso fueron creados. Pero para la divulgación mejor una web de una editorial o nuevas vias como iTunesU de Apple.

      Creo que esta es la parte de tu comentario que más me ha sorprendido. Por los conocimientos de internet que te presupongo, no esperaba ese punto de vista. Las redes sociales sí pueden servir para difundir conocimiento. Yo utilizo Twitter y Facebook para ello. Pero lo que más me sorprende es lo que dices de los blogs. Dices que los blogs “fueron creados” para opiniones personales. Ya comenté en mi charla que comenzaron así, como bitácoras personales. Pero los blogs no son una herramienta específica pensada para algo en concreto. Es un formato abierto que permite acceder a una información que se publica de forma periódica, a través de una web o a través de una suscripción feed, por e-mail, etc. Conceptualmente es como una revista o un periódico. Es un canal de comunicación, y cualquier manera de comunicar que encaje en esta manera de publicación periódica, se puede beneficiar de un blog.
      Por poner el mismo ejemplo que ofrecí en mi intervención: la principal fuente de información científica que utilizamos los oftalmólogos son las revistas especializadas. Hace no tanto tiempo teníamos que ir a la biblioteca del hospital, o teníamos que suscribirnos para que nos llegara la revista en formato papel a casa. Ahora lo hacemos por internet. Y lo más cómodo sin duda es suscribirse al feed RSS y leerlo con comodidad en nuestro lector. Las revistas científicas son blogs.
      Comentas que debe explicarse bien quién da la información, de dónde está sacada y por quién ha sido contrastada. Eso se puede hacer exactamente igual en una web de una organización, en un blog, en un libro en papel, o en cualquier canal de comunicación que lo permita. De hecho, los blogs de ciencia y salud que quieren mantener ese nivel de rigurosidad, así lo hacen. Los blogs ya se utilizan como fuente de información de referencia en publicaciones, tesis doctorales, etc. Dices que no crees que “el blog presentado durante la comunicación siguiese esas pautas de veracidad contrastada”. Supongo que te refieres a mi blog. En Ocularis se puede ver claramente quién está dando la información. Para la información básica que ofrezco en la mayoría de mis artículos no ofrezco citas bibliográficas, ya que en general el nivel de mis publicaciones es básico. Para decir que la córnea es un tejido transparente de la parte anterior del ojo y cuyo grosor es menor de un milímetro, no hace falta aclarar de dónde sacas esa información. De la misma manera que un artículo científico sobre queratoplastia o un libro de córnea tampoco “contrastan” algo tan básico. Cuando en mis artículos hablo de temas controvertidos, como la terapia visual o el tratamiento de la degeneración macular, entonces sí aporto citas bibliográficas, acudo a reviews, etc. Colegas como el Dr. Abreu opinan que la información que aporto es seria.
      Hablas de que la difusión del conocimiento tiene que venir de webs (¿no decías que la web estaba muerta?). Y una cosa no quita la otra: las webs institucionales y de distintas organizaciones pueden aportar divulgación de conocimiento de diferentes formas. Pero un blog tiene muchísimas ventajas con respecto a una web más estática o más institucional. No hay barreras para el autor, porque es muy sencillo de hacer, y gratuito. Así, democratizamos la difusión del conocimiento. Nos saltamos los filtros que puede haber, y podemos conocer de primera mano por ejemplo cómo se investiga la vacuna del VIH o cómo se está buscando curar el cáncer. Y lo podemos leer de primera mano por los investigadores que lo están haciendo. Y pongo sólo dos ejemplos de bloggers que conozco personalmente, pero en ciencia y salud los blogs están suponiendo una verdadera revolución.
      Blogs como Amazings, MedTempus o Magonia son un referente de divulgación, además de ofrecer una oposición a las pseudomedicinas, pseudociencias, charlatanería y otros problemas graves de salud pública que se aprovechan de la ignoracia y la desinformación. Porque, como decía antes, cuando la salud es sólo un negocio y nadie se preocupa de proteger al enfermo, la gente padece innecesariamente, sufre y a veces muere. Los blogs son un canal eficaz entre el experto que quiere dar información veraz y el que quiere tener información contrastada. También pueden ser un canal para el charlatán y el timador. Así que es importante que los expertos con capacidad y ganas de divulgar, lo hagan.
      Mencionas el iTunesU. Una vía novedosa y muy interesante. Pero volvemos a lo mismo: estática, poco participativa, y publicar por este sistema está al acceso de pocos (principalmente instituciones). El blog permite saltarnos los intermediarios, evitar filtros políticos o económicos a la información. Como decía antes: democratizar la comunicación.

      Por cierto. La frase “La WEB está muerta” causó mucho impacto. Es cierto. Pero no lo dije yo, lo publicó la revista WIRED en su portada de agosto del año pasado. http://www.wired.com/magazine/2010/08/ff_webrip/all/1.
      Una de las revistas más prestigiosas de Estados Unidos.

      Eso es el pseudoargumento de autoridad. Que haya salido en una revista prestigiosa no quiere decir que sea verdad. De hecho, defiendes que la difusión del conocimiento (y me temo que eso es tan importante o más como el aspecto social de Internet) se debe hacer desde la Web. Pero de todas formas no quiero sacar de contexto la frase. Yo lo he entendido como una forma de “impactar” en un público que mayoritariamente desconocía las redes sociales y asimilaba internet con la página web tradicional. Sin tomarlo al pie de la letra. En mi artículo simplemente mencionaba que este tipo de charla me recordaba a discurso disruptivo de gurú, que se suele leer por ahí, que Julio Bonis lo caracteriza tan bien en su blog. Y es que eso de que la Web y los blogs están muertos y ahora lo único relevante son las redes sociales, suena a moda más que a una reflexión seria sobre los canales que nos ofrece Internet, y a elegir el más adecuado para lo que nosotros queremos.
      Y entiendo tu postura: desde el punto de vista estricto de marketing, se trata de acercarse al usuario. Y para eso es mejor Facebook, sin duda. Además es un entorno más familiar, cercano y personal: más fácil para que el cliente (que ya no paciente, o enfermo) se vea influenciado. Trabajamos este tema de caer bien, que nos “sienta” de confianza. Porque lo de ofrecer información veraz y sin conflicto de intereses, como que no. Lo que decíamos antes: marketing por un lado, información veraz y respeto de la salud del paciente por el otro.

      En contra de lo que pueda parecer, el curso me pareció productivo. Además, estas reuniones sobre Internet y Oftalmología son pioneras. Simplemente ofrezco aspectos para mejorar y profundizar si alguien se anima más adelante a llevar a cabo iniciativas similares.

      Gracias por ofrecer tu visión. Creo que es interesante que la gente sepa y entienda los diferentes puntos de vista que hay en todo este tema de la salud.

  4. Pere del Campo / Mar 6 2012 8:46 am

    Hola Ruben, no vo a entrar en mayor debate. No me gustaría desviar el foco de tus blogs hacia otra dirección. 😉
    Está claro que tenemos diferentes puntos de vista. Este curso lo organicé yo y tal vez debía haber hablado contigo cuando Fernando me propuso realizarlo para que no hubiesen mal entendidos respecto al tema principal de éste.
    Sólo comentaré el tema de la industria porque no quiero que se posicione mal la imagen de nosotros en el sector.
    La medicina y la industria van cogidos de la mano. Gracias a la inversión de la industria y a la investigación de la medicina se desarrollan avances importantes para los pacientes.
    Yo puedo asegurarte que mi motivo principal en la industria es el bien de los pacientes. Soy optometrista colegiado y empresario. Y no hay mayor satisfacción que ver el buen resultado de la investigación y desarrollo de productos en los pacientes.
    No conozco ningún oftalmólogo que no desee el bien de sus pacientes, y no conozco a nadie de la industria que no desee el éxito de sus clientes oftalmólogos.
    La responsabilidad cae en vosotros y nosotros. Los productos tienen trazabilidad y si un paciente no tiene buen resultado es responsabilidad de todos.
    Ya tendremos la oportunidad de encontrarnos en futuros congresos y poder tomar un café para discutir de todo.
    Un saludo y nuevamente mis felicitaciones por tu blog.
    Pere

    • Ocularis / Mar 11 2012 10:12 pm

      Está claro que tenemos diferentes puntos de vista. Este curso lo organicé yo y tal vez debía haber hablado contigo cuando Fernando me propuso realizarlo para que no hubiesen mal entendidos respecto al tema principal de éste.

      No, si no hubo ningún malentendido. Como decía en el post, me pareció positivo y aprendí. No he dicho que esté mal. He plasmado algunas reflexiiones. Y no es crítica, o en todo caso crítica constructiva: lanzo posibles ideas para nuevos cursos y encuentros de este tipo.

      La medicina y la industria van cogidos de la mano. Gracias a la inversión de la industria y a la investigación de la medicina se desarrollan avances importantes para los pacientes.
      Yo puedo asegurarte que mi motivo principal en la industria es el bien de los pacientes. Soy optometrista colegiado y empresario. Y no hay mayor satisfacción que ver el buen resultado de la investigación y desarrollo de productos en los pacientes.

      Yo no entro en valoraciones personales, en el motivo por el que una persona concreta hace algo. Pero la industria farmacéutica tiene como objetivo principal, como cualquier industria, obtener beneficios. Y eso en sí mismo no es malo. La investigación que realiza la industria farmacéutica permite importantes avances diagnósticos y terapéuticos, que repercute directamente en mejorar la calidad de vida y supervivencia de nuestros pacientes. En global, el aporte que hace la industria farmacéutica a la sociedad es claramente positivo, al margen de que como empresa su objetivo principal sea económico. Pero eso no quiere decir que no deban crearse mecanismos de regulación y vigilancia porque no todos los aportes son beneficiosos.
      Existe un claro conflicto de intereses en muchas circunstancias. Y es que el beneficio económico se puede obtener descubriendo tratamiento eficaces contra enfermedades, pero también (y pongo sólo dos ejemplos):
      – Tratando farmacológicamente síntomas o problemas que quizás convenga abordar mejor con otra estrategia, como modificando el estilo de vida.
      – Creando una necesidad que antes no existía, “inventando enfermedades” y poniendo solución a aspectos de nuestra fisiología que no lo requieren. Medicalizando la sociedad, en definitiva.

      La tentación es grande, porque tratar a sujetos sanos con tratamientos ineficaces pero sin efectos secundarios es un plato muy jugoso. Conflicto de intereses: algunas farmacéuticas caerán, otras no. Y el marketing, que podemos entenderlo inicialmente como una forma de acercar un producto de salud eficaz al profesional y al paciente, se pervierte. Y se convierte en un medio que pone en peligro la salud de la sociedad. Por lo tanto, el marketing en sí mismo no es ni bueno ni malo. Pero hace falta sistemas de regulación (independientes, claro) que vigilen a la industria.

      No conozco ningún oftalmólogo que no desee el bien de sus pacientes, y no conozco a nadie de la industria que no desee el éxito de sus clientes oftalmólogos.

      Sería demasiado cándido pensar que todos los profesionales de la industria o de la actividad asistencial son honestos y hacen las cosas bien. Por hablar ahora de oftalmólogos: cuando uno además de atender pacientes es empresario, y dirige o participa activamente de un centro privado, aparece también el conflicto de intereses que decía antes. ¿Opero esta catarata aunque todavía tiene buena visión?. Está el riesgo de la cirugía y el beneficio del paciente, pero inevitablemente entra en la balanza el beneficio económico que el oftalmólogo va a percibir. También habría que regular estas actividades de alguna manera. No hay buenos ni malos aquí. Se trata de no ignorar las motivaciones económicas y regular de alguna manera para que no implique un perjuicio en la salud de la sociedad.

      La responsabilidad cae en vosotros y nosotros. Los productos tienen trazabilidad y si un paciente no tiene buen resultado es responsabilidad de todos.
      Ya tendremos la oportunidad de encontrarnos en futuros congresos y poder tomar un café para discutir de todo.

      Estoy de acuerdo, se trata de responsabilidad. Pero no sólo en que el oftalmólogo sea un buen clínico y cirujano, o que los productos de la industria tengan buena calidad. Ambos sectores realizan actividades que deberían entran en la discusión de la responsabilidad. El marketing o las indicaciones quirúrgicas que decíamos antes, por ejemplo.

      Ya tendremos la oportunidad de encontrarnos en futuros congresos y poder tomar un café para discutir de todo.
      Un saludo y nuevamente mis felicitaciones por tu blog.
      Pere

      Otro saludo para ti, nos seguimos viendo.

  5. Eva Velasco / Mar 7 2012 6:01 pm

    Hola Rubén,

    Gracias por invitarme a comentar, desde luego el debate está ¡super interesante!.

    A mi me parecen válidas las dos vías de generación de contenidos:

    1) la tuya, con todo el tiempo que llevas con Ocularis eres un referente en acercar la oftalmología al paciente o familiar que sufre algún problema ocular, aportando contenidos fiables y fáciles de entender y luego tu faceta de tuitero, acercando contenidos de congresos como el de FacoElche, excelente puesta en escena de la aplicación de la tecnología a congresos sanitarios.

    2) la exposición de Pere. A pesar de parecer más de marketing, a mi me parece que el paciente/cliente obtiene beneficios que sin que se hagan esfuerzos de “marketing” no se podrían obtener. Pere pone el ejemplo del Dr. Fernández, que puede parecer marketiniano, pero a mi como paciente me muestra trasparencia, veo a la persona que me va a operar más allá de un nombre o un hombre encerrado en un despacho, su blog ofrece contenidos educativos, me cuenta lo que hacen/ven el congresos a los que van, que me sugiere que este oftalmólogo se preocupa por estar al día y por compartir su conocimiento, etc. No le veo nada malo a este “approach”..y si le sirve para obtener clientes, ¡genial!

    Gracias de nuevo por invitarme a comentar!! A ver si un día lo podemos hacer personalmente!! 😉

    Eva

    • Ocularis / Mar 11 2012 10:22 pm

      No le veo nada malo a este “approach”..y si le sirve para obtener clientes, ¡genial!

      No creo que en sí mismo sea malo. Y además en Facebook puede ponerse la foto que uno quiera. El ejemplo tiene más sentido en su contexto, que no puedo reproducir aquí. En un curso sobre el tema, quizás esperaba más hablar de otros temas:
      – Cómo y qué contenidos ofrecer, tanto en blogs como en redes sociales. Cuál es el límite. Hasta qué punto es información general y qué empieza a ser una consulta particular.
      – Beneficios y problemas de las diferentes formas de comunicarse. Tanto desde el punto de vista del beneficio para el oftalmólogo (marketing) como desde el paciente.
      Digamos que podría echar de menos una charla sobre contenidos, con cierta profundidad. Hablar sobre impactar emocionalmente con una fotografía a mí me parece que está peligrosamente cerca de la manipulación, si se hace a propósito. O detalles que den “buena imagen” (contestar rápido comentarios, etc) me parecen bien, pero me parece que no van al fondo del asunto.
      Y no se trata de que en el curso nos digan cómo debemos comunicar y cómo no hacerlo. Pero exponer lo que hace uno y otro, ventajas y riesgos, etc. Y que se abra una discusión.

      Gracias por participar con tus opiniones.

      Saludos.

  6. Shora / Mar 8 2012 11:33 am

    Sobre la afirmación “la web está muerta”, no puedo estar más en desacuerdo. Ahora precisamente es más variada que nunca y se complementan blogs, twitter, facebook, agregadores sociales, etc… Cada una de estas herramientas es para un uso distinto. Si buscas reflexiones desarrolladas lees un blog, si buscas lo más nuevo en actualidad o información rápida o comunicarte con los demás, usas twitter….Incluso los medios de comunicación más tradicionales están potenciando todos estas vías de comunicación en internet (incluso los blogs). Esto hace menos de 10 años era impensable: “¿Un blog en el País o el Mundo? ¡Eso no es serio!”

    • Ocularis / Mar 11 2012 10:25 pm

      Así es. Hay tanta diversidad de medios para comunicar que centrarse, por ejemplo, “sólo en Facebook” porque ahí es donde parece que se encuentra mejor y más rápido al mayor número de personas parece un error. O no: si se trata de marketing, de vender y de llegar un mensaje, se trata de buscar clientes. Si se trata de divulgar la cosa cambia mucho.

      Gracias por pasar por aquí, Shora 🙂

  7. Eduardo / Mar 8 2012 1:26 pm

    Hola a todos,

    Que debate mas entretenido. Me apunto a debatirlo personalmente cuando querais.

    Desde mi punto de vista, ambas posturas son correctas y defendibles. Pero no me gustaria que se olvidase que el paciente es quién decide donde informarse. Puede elegir un blog (escrito por un profesional o no), una red social, un canal de video, un foro de usuarios (forocoches o enfemenino), una web de preguntas (yahoo) o, de forma offline consultar a un amigo y los mas esmerados pedir cita con un especialista.

    Por eso creo que deben existir todas los tipos de información, y si partimos de la premisa que no debemos olvidar nunca, ‘la salud del paciente es lo primero’, tienen espacio tanto informaciones sencillas y practicas como extensas tesis doctorales sobre el uso de un medicamento determinado en una patología concreta.

    Las primeras, que tal vez pueden ser catalogadas como marketinianas, y que puede que no siempre contemplen todos los aspectos que un profesional deberia señalar, estan dirigidas al paciente, y le dan una respuesta rápida y sencilla a su consulta, que es lo que busca generalmente, y siempre, en caso de necesitar más información puede acudir a otras informaciones más extensas, que generalmente están más orientadas a colegas de profesión.

    Esto es lo bueno que tiene internet, que cada uno, incluidos los pacientes, elige que es lo que quiere, como lo quiere y si tenemos en cuenta las redes sociales, de quién lo quiere.

    No me quiero extender mas, espero que algún día podamos juntarnos para debatir este tema tan interesante.

    un saludo

    Eduardo

    ah! y no olvideis que “la web esta muerta”, ¡¡viva internet!!

    • Ocularis / Mar 11 2012 10:31 pm

      Aparte de que la información pueda ser sencilla y práctica, o bien extensa y profunda, a mí hay una división que me gusta más. Información correcta o falsa. Información divulgativa o interesada. Información de buena calidad o de mala calidad.
      Por eso es importante hacer la información accesible, sencilla sin perder rigor. Se ha de simplificar para hacerlo digerible, pero sin que esa simplificación pueda producir malentendidos y perjuicios. Porque información falsa, o interesada que lleva a una mala decisión (con una motivación económica) hay mucha. Y creo que es deber moral de los profesionales de la salud el ofrecer el contrapunto, un punto de vista diferente, para que el internauta puede por lo menos tener acceso a otras visiones.

      Gracias por participar, Eduardo.

  8. Eduardo Viteri / Mar 29 2012 3:02 pm

    Me parece que este artículo viene muy al tema:

    En caso de cuidado de la salud: ¿Dejemos de usar los medios sociales?
    Esto es un recordatorio de utilizar las herramientas adecuadas en los medios de comunicación social: las que permiten conversaciones honestas y auténticas.
    Por Chris Boyer | Posted: Marzo 28, 2012

    Deja tu iPhone. O Droid. Aléjese de Tweetdeck. Deja de intentar ser el alcalde de Starbucks. Demasiado distraído por tweets, check-ins, las actualizaciones y videos? Vamos a tomar un respiro. Obtener un poco de perspectiva.

    El verdadero espíritu de las redes sociales: comunicación y relación
    ¿Recuerda por qué empezamos a usar los medios sociales para empezar? Conexión con los colegas y amigos (y hacer otros nuevos). La construcción de comunidades en torno a intereses y actividades comunes. El intercambio de información mejor y más rápido.

    ¿Pero el marketing? Pueden los medios sociales ser utilizados eficazmente para promover (o “posicionar”) nuestros productos y servicios?

    Es fácil confundir los medios sociales con una bala de plata para ayudar a llegar a un público cada vez más fragmentado. Sin embargo, cambiando su énfasis de la comunicación hacia el marketing es como tratar de convertir los teléfonos y el correo electrónico en las herramientas de ventas. (Eso ya se ha hecho. ¿Realmente queremos que los medios sociales sigan el camino de telemarketing y el spam?)

    Tantas herramientas y tan poco tiempo
    Cada vez que la “flor de medios de comunicación social” aparece en una presentación de la conferencia, no sé si reír o llorar mientras tratan de comprender (por no hablar de integrar en mi estrategia de marketing), esta gran cantidad de herramientas.

    ¿Realmente podemos mejorar nuestra comunicación si está fragmentado en cientos de canales?

    Sin embargo, cada semana me entero acerca de las nuevas herramientas de medios sociales. ¿Podemos repartirnos en todos los medios en línea? Y si pudiéramos, ¿seríamos eficaces?

    Mala comunicación es casi tan malo como no comunicar en absoluto.

    ¿Realmente necesito un tweet de usted en 4 a.m.?
    Confía en mí, si estoy despierto en ese momento, la última cosa que quiero hacer es comprobar Twitter, y mucho menos leer el reciente comunicado de prensa de una empresa.

    Seamos realistas. Estamos tratando desesperadamente de llevar nuestro contenido a la parte superior de una pila de sobrecarga de información enorme. Mi amigo Phil Baumann llama Twitter de la droga de escape. ¿Significa eso que todos los medios de comunicación social son tan adictivos? Yo sigo las empresas en las redes sociales que envían actualizaciones cada pocos minutos. El problema es que, en realidad, no estoy en su negocio.

    Usted podría argumentar, “tengo que subir constantemente mensajes, porque nunca sé cuando alguien va a verlas.”

    ¿Y qué?

    Deje de preocuparse por la cantidad y empezar a preocuparse por la calidad. Sus seguidores le prestará más atención.

    Lemmings medios de comunicación social
    Dejar de seguir los anuncios de todos los demás en los medios sociales. ¿Qué hay detrás de este deseo de ser el primero? ¿Para publicar las cosas en “tiempo real” antes que nadie? Si alguien envía algo interesante, nosotros re-tweet rápidamente para mostrar que estamos “conectados” y actualizados.

    Un deseo de sobresalir en las redes sociales nos impide presentarnos con honestidad y transparencia. Se crea una falsa sensación de urgencia. Me temo que nos estamos convirtiendo en imitadores pálidos en un grupo cada vez mayor de vendedores que abarrotan los medios de comunicación social.

    Tome un respiro
    Debido a que estamos tan atrapados en la emoción de las comunicaciones en tiempo real (acabo de Twittear esto a más de diez mil personas-Estoy increíble!), no hemos estado cuidando de nosotros mismos correctamente.

    A menos que seas un médico de guardia a la llamada, o dirigiendo una revolución, deje su teléfono aparte durante la cena. Vuelva a cargar las baterías, y no sólo de su teléfono. Hágase a un lado de la pantalla brillante y reevalue lo que estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo.

    Tome un paseo. Lea un libro (en un Kindle si es necesario). Recupere la hora del almuerzo. Coma con amigos o colegas. Tener una conversación analógica en tiempo real. Es asombroso cómo las ideas, la creatividad y la conexión puede florecer a través de conversaciones fuera de línea.

    Menos es más
    Mientras detiene esta actividad, vuelva a pensar cómo acercarse a los medios de comunicación social. No podemos utilizar estas herramientas para difundir nuestro mensaje. En su lugar, debemos utilizar las herramientas adecuadas de comunicación social que permiten conversaciones honestas y auténticas.

    Deje de tratar de postear en “tiempo real” antes que los demás. Deje ir el deseo de ser “primero” y empiece a darse cuenta de cuándo es apropiado comunicarse (y cuando no lo es). Evite compartir demasiado. Sea abierto, honesto y transparente acerca de lo que tiene que ofrecer. Y pido lo mismo de sus seguidores.

    Proporcione a sus dedos un descanso. La estrategia social más poderoso de los medios de comunicación es usted.

    Fuente: http://www.healthcarecommunication.com/Main/Articles/7151.aspx#
    Traducido por Google Translator (con algunas correcciones…)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: