Skip to content
septiembre 29, 2010 / Ocularis

Escuchando al paciente

En la consulta suelo intentar llevar buen ritmo. Escribiendo a ordenador tengo agilidad, y procuro minimizar los tiempos muertos. Sin embargo, no soy de los que acaban más rápido. “Pierdo el tiempo” (nótese las comillas, porque no lo considero así) en ciertas pequeñas manías. Por ejemplo, no me gusta historiar al paciente mirando la pantalla del ordenador. Me gusta preguntarle mirándole a la cara, aunque pierda más tiempo. Además de eso, me gusta que los pacientes me cuenten para qué vienen. Parece que es obvio pero no es así, y menos en pacientes nuevos. Llegan con el informe de su médico de cabecera, en donde habitualmente especifican el motivo de consulta. Muchas veces son revisiones de rutina de cataratas, retinopatía diabética, ojo seco, etc. Posiblemente no hay una necesidad “médica” de que el paciente te diga para qué viene, está el informe de atención primaria, su historial previo, y ya tienes muy claro cómo tienes que encaminar la exploración. Pero quiero que me lo expliquen ellos, con sus palabras. Muchas veces el paciente tiene otros problemas que el considera más importantes, y quiere una solución para ellos. Además de la exploración que tienes que hacer por el motivo de consulta inicial, hay que atender al síntoma que ahora le interesa al paciente.

Pero además de eso, tengo otro motivo para prestarle toda mi atención a las explicaciones que da, y cómo las da. Esto no es constante en todas las consultas médicas, y casi menos en las consultas de oftalmología, habitualmente abarrotadas. A los pocos segundos de que el paciente te explica lo que le ocurre, tienes la información suficiente para orientar el diagnóstico. Esta especialidad es menos dependiente que otras de la entrevista con el paciente, porque tenemos métodos muy eficaces de exploración: habitualmente vemos la lesión o el problema directamente, no necesitas tanto la labor detectivesca de “suponer o deducir”. Pero a pesar de eso, una vez ya he sacado las conclusiones “médicas” de las explicaciones del paciente, no me dedico a escuchar simplemente por educación o para que el paciente se sienta escuchado. Le escucho con auténtica atención porque con las explicaciones, médicamente quizás poco relevantes, se puede leer entre líneas las inquietudes, lo que espera de tí, los miedos, cómo va a encajar una noticia adversa, su curiosidad por la enfermedad, el nivel técnico que exigirán tus explicaciones. Y ese grado de conocimiento de la personalidad del paciente es más complejo que el diagnostico. Exige toda mi atención para captar esos matices en las explicaciones del paciente. Su ojo es un órgano para el que estoy bien entrenado en explorar, y como decíamos antes tenemos buenas formas de exploración. Su mente es un misterio, y sus palabras son valiosas pistas, hay que aprovecharlas.

Anuncios

3 comentarios

Dejar un comentario
  1. Faemino / Sep 30 2010 1:08 am

    No he leído ningún estudio al respecto, pero mi opinión es que no muchos médicos prestan atención a ese tipo de cosas sobre el paciente. Quizá son más prácticos, quizá también ofrecen un mayor rendimiento en cuanto a número de pacientes atendidos o rapidez en la asistencia de los mismos, pero, como dicen que es muy útil ponerse en la situación de los demás, si fueses paciente en lugar de médico, ¿por quién te dejarías tratar antes, por el facultativo MÁS nauseabundo, soez, desagradable y desconsiderado con el paciente, pero que atesora la mejor formación y experiencia de forma incuestionable o por otro profesional que valora al paciente y a su caso integrando TODAS sus necesidades pero que, de forma igualmente incuestionable, no está tan bien preparado como el anterior ni en formación ni en experiencia?

  2. Carmelo / Oct 1 2010 8:26 am

    Que lástima que tu forma de actuar no esté mucho mas extendida.

    Pides turno para el oftalmólogo, te lo dan para seis meses después, llega el gran día, te llama la enfermera, te dilatan las dos pupilas, una hora después te llama el médico:

    – Paciente. Buenos dias.
    – Doctor. (No contesta el saludo), siéntese ahí y apoye la barbilla.
    – Paciente. (Incómodo por que no te regula la altura de la lámpara de hendidura.
    – Doctor. Ya está. (ha mirado un sólo ojo y no ha llegado a dos segundos de observación)
    – Paciente. Se queda sin saber que decir y al final pregunta ¿cuando tengo que volver?
    – Doctor. No tiene que volver, si tiene problemas vaya a Urgencias.

    FRUSTRANTE y HUMILLANTE, parece que estás hablando con un DIOS,

    Otro caso, también después de una larga espera de varios meses.

    Entras en la consulta y te encuentras a dos doctoras alegremente charlando, saludas pero no te contestan.

    Me dice: Sientate ahí (me hablan de tu a pesar de llevarles 35 años, aunque eso no me importa,
    pero por respeto yo les hablo de usted)

    Mientra siguen su alegre conversación, la que me examina mascando chicle y tirándome el aliento a la cara.

    ¿Que haces? Te dan ganas de enviarlas a paseo. Pero dependes de ellas, te tienes que aguantar, aunque con esa actitud dudas de su capacidad profesional.

    No te atrevas a preguntar ¿que tensión tengo?.

    Son sólo dos ejemplos que me han pasado a mi personalmente.

    También tengo que decir que en algún caso, aunque era un médico privado, el oftalmólogo me ha invitado a observar los ojos de mi padre por medio de la lámpara de hendidura cuando le he hecho alguna pregunta.

  3. Ocularis / Oct 21 2010 9:45 pm

    La oftalmología mal entendida se presta a minimizar el diálogo con el paciente.
    Y a mí me parece bonito ver una córnea o una retina, pero me satisface más tratar con personas y no con tejidos y células.
    Pero lo cierto es que hay de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: